top.jpg (19732 bytes)

Pianista, compositor, director de orquesta y arreglador, el maestro Miguel Villasboas Rogliardo nació en Montevideo el 30 de diciembre de 1936, siendo atraído desde su infancia por la música, y en especial el piano.-
Su padre era profesor de ese instrumento, y su madre, Ema Rogliardo, integrante de la lírica italiana, por lo que su hogar siempre estuvo rodeado de música y frecuentado por amigos que profesaban ese arte.-
En 1950, cursando secundaria en el Liceo Juan Zorrilla de San Martín, a pedido de sus compañeros que le acercan unas partituras, comienza a estudiar algunos tangos de la
gGuardia Vieja, sintiéndose de inmediato atraído por la belleza de esas melodías, que le marcarían el camino de hacerlas perdurar, interpretándolas hasta nuestros días.-
Continúa cultivando la música popular, ingresando seguidamente al Instituto de Profesores Artigas (IPA), donde calificados Profesores le aportan una vasta cultura en Armonía y Composición, Análisis Musical, Historia de la Música, Dictado Musical, Dirección Coral, y Música en el Uruguay, recibiéndose de Profesor de Historia y Educación Musical, dedicándose a la docencia en institutos oficiales y privados de Enseñanza Secundaria de Montevideo y Las Piedras, habiendo integrado numerosos tribunales de exámenes en Liceos, establecimientos carcelarios, etc., desde 1960 a 1993, año en que se retiró, acorde a disposiciones legales.-
En dos oportunidades ocupó la dirección de liceos oficiales, en 1974 el No. 14 y en 1992 y 93 el No. 34.-
Volcó su perfeccionamiento a nuestra música ciudadana, siendo actualmente uno de los directores de mayor caudal de conocimientos técnicos e históricos, ocupando merecidamente el elevado sitial con que se le reconoce dentro y fuera de fronteras.-
Su trayectoria artística se inicia en 1951, cuando con apenas dieciséis años forma su primera orquesta típica, el
gQuinteto Miguelito, que con él al piano reunía a Ramón García y Ramón Correa (alumnos de la gAcademia Bianco) en bandoneones, los violines de Samuel Espalter y Héctor Scalabrini (discípulos del maestro Coirolo, concertino de la OSSODRE ? Orquesta Sinfónica del Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica), y el bajista Rainieri.-
Recomendado por el músico Juan Carlos Croccia, amenizó los primeros bailes de la Semana de Carnaval de 1952 en la estación Las Sierras (Empresa RAUSA) del departamento de Maldonado, continuando sus actuaciones en diversos locales hasta que en 1955 el violinista Nicolás Agapios le convoca para integrar su orquesta, accediendo así al conocimiento del público y fogueándose en su instrumento, ya que ese conjunto era uno de los más cotizados del momento.-
Debuta en 1955 en el Club Italia, aunque antes ya había tocado con Coco de la Puente, ex Bandoneón de Agapios. Con Villasboas al piano, la orquesta Agapios estaba integrada por el primer violín del director, Omar Pagliari segundo violín, bandoneón Gregorio del Puerto  luego Armando Blasco- contrabajo Alfredo Silva, con la animación de Luis Cocolo Rosa.-
El 7 de noviembre de 1959 fallece Agapios, y para cumplir los múltiples contratos pendiente, Villasboas forma el Quinteto Bravo del 900, con Pagliari primer violín y segundo Homero Orofino (discípulo del maestro Coirolo) bandoneones Juan C. Calvetti y Roberto Gómez ( que continuaría por treinta y seis años ininterrumpidos) y Roberto Barros en el bajo.-
Gran número de ejecutantes integraron sus orquestas o fueron acompañados en una dilatada carrera artística prolongada por más de cincuenta años; entre ellos señalamos a los violinistas Pedro Severino, eximio ejecutante que estuvo treinta años, Félix Cabral que le acompañó veinticinco años, Omar Pagliari, Mario Orrico, Homero Orofino, Roberto García Devitta, Atilio Navatta, Rafael Ferreira, Enrique Baranguá, Ramón Jancich, Martín Demicheri, Alverzano Torres, Mouriño, Moliné, Larrosa, Beretta, Craccium, Rumeu y Ramón Paneda.-
Con Wáshington Quintas Moreno produjo el LP Dos Pianos para el Tango, y en ese instrumento destacamos al Dr. Hugo Di Yorio, Eduardo Barroso y Nogués; en bandoneones a Roberto Gómez, Juan C. Calvetti, Ramón García, Ramón Correa, José Pedezert, Miguel Trillo, Toto Bianco, Héctor Blengio, Alarcón, etc. y los contrabajistas Rolando Barros, Vicente Martínez, Alvarez, Viscuso, etc.-
Y finalmente son de subrayar los animadores Antonio Amado, Gabriel Cejas, Carlos Ruggieri, Gerardo Sosa, Morales, Peñalva, etc.-
Su sexteto, que dirige desde el piano, está compuesto actualmente por Sergio Mochi (primer bandoneón, desde hace veintiocho años, último integrante de orquestas anteriores), Oscar Gadea (segundo bandoneón), Dr. Ernesto Santero (primer violín), César Centurión (segundo violín), Jorge Baccino (contrabajo) y Carlos Villanueva animador y accesorista, que acompañó varios años sus conjuntos precedentes.-
Sus composiciones registradas en la Asociación Gral. de Autores del Uruguay (AGADU) alcanzan al medio centenar, desde el tango milonga Don Nicolás
h (la primera inscripta, del 20 de noviembre de 1946), hasta El Vazco Arotxa, del 16 de febrero de 2000. Espigando en ellas encontramos a Aurelia (vals), En los maizales (ranchera), Eúskaro Español (paso doble), Palermo (candombe), las milongas Luz verde que ya es un clásico-, La milonga que hacía falta, numerosos tangos: El brocal, El palenque, El ponchito, los tangos milonga Oscar, Raulito, y la marcha La Floresta, títulos que evidencian sus excelentes condiciones de autor de obras de diversos géneros. Entre sus colaboradores en música figuran Orlando Romanelli, Pedro Severino, Angel Sica, etc. y como letristas, entre otros Fernando Assunçao y Emilio C. Tacconi.-
La mayor parte han sido grabadas por sus orquestas, en una extensa labor discográfica en los sellos Sondor, Gold Land, Tonal, London, Clave, Odeón de Bs. Aires, Obligado, etc., comenzando por diez discos de pasta de 78 RPM, dieciocho casettes, sesenta Larga Duración emitidos a razón de uno o dos por año, dos de 45 RPM y ocho discos compactos, presentando recientemente el último titulado Lo que está bien, ta bien, nombre del conocido tango de Firpo, y teniendo otro en preparación.-
El comentario inserto en su segundo LD
gDe mi Arrabal, sintetiza cabalmente su estilo: su trabajo, como siempre, es serio, correcto, y además, esto es lo más interesante, es un trabajo donde se respeta fielmente la línea melódica que el compositor creó, enriqueciéndola con armonías y variaciones decantadas, y no desvirtuándola con exageradas evoluciones que conspiran contra la misma obra,... este LD es el mensaje de un intérprete y autor uruguayo enamorado de su arte, al que le brinda sus más caros anhelos y su más noble esfuerzo. Estas cualidades hacen del maestro Miguel Villasboas un ejemplo de honradez y seriedad profesional, y por eso se le distingue y engrandece en el ambiente típico rioplatense.-
Ha llevado sus orquestas en giras siempre exitosas por toda la República, provincias argentinas y Sud del Brasil, extendiéndolas a los EE.UU. en 1990, tocando en Nueva York durante dos meses en recitales en teatros y locales públicos, acompañando al bandoneonista Raúl Jaurena y su esposa la concertista venezolana Marga Mitchel y al cantor uruguayo Wáshington Galli. Dictó además una conferencia sobre la música en nuestro país en la escuela Artigas-Wáshington para sus docentes y padres de alumnos.-
En 1997 viajó a Australia, siendo su actuación considerada de interés nacional por nuestro gobierno; su orquesta se escuchó en la inauguración de la embajada uruguaya y el 25 de agosto en el parlamento de Camberra, recibiendo el aplauso de los legisladores y de todo el cuerpo diplomático y consular acreditado, disertando luego sobre música uruguaya en la Universidad de Nueva Gales del Sur.-
Con el renovado estímulo de grandes muestras de afecto, extendió su itinerario por las ciudades de Sidney, Melbourne y Adelaida con presentaciones en Clubes y ante las colonias uruguaya, argentina y chilena.-
Son innumerables los trofeos, diplomas, distinciones, etc. percibidos en tan extenso trayecto; señalamos el Long Play de Oro, otorgado en 1976 por London of England, por ser su versión de De pura cepa la grabación más vendida entonces.-
El pasado 26 de octubre partió para Japón  donde son muy apreciadas sus interpretaciones discográficas- con su sexteto, los bailarines Carlos y Milena y la bandoneonista y cancionista Teresita Godoy, con el auspicio de la Organización Budista Ming-On (que agrupa a millones de fieles) ofreciendo espectáculos tangueros en las ciudades de Tokio, Hiroshima, Nagoya y Osaka, y a bordo de cruceros turísticos, apareciendo en la televisora NHK, siendo difundido así por todo el Este asiático.-
Luego de veintiocho funciones, regresó a Montevideo el 5 de diciembre de 2001 con nuevos contratos para este año, índice elocuente de su brillante gestión en las islas niponas.-

 

@